Otros proyectos

martes, 21 de junio de 2022

[Kannel] Final Fantasy VII Mini Saga Español

Tres chicos se encuentra a una extraña que les da extraños artículos de Final Fantasy VII, que los transforman en sus personajes.

Ya sabes que si quieres ver la historia completa suscríbete a mi patreon 



Ya sabes que si quieres ver la historia completa suscríbete a mi patreon 



jueves, 16 de junio de 2022

La Mascara 3ra historia

 Una vez mas relato una nueva historia de la mascara, se que no termine la segunda historia, pero prometo terminarla algún día, espero esta la disfruten y espero se suscriban a mi patreon, ahí estará el final de esta historia.

Gracias

https://www.patreon.com/fatralatg





Dannyboy y la máscara

El reloj sonaba tranquilamente, el único sonido en la habitación. Daniel Martínez miró alrededor de la mesa, viendo a sus familiares, todos esperando en silencio mientras el abogado reunía sus materiales, preparándose para leer el testamento. Los demás no querían que Daniel estuviera allí, pensando que era demasiado joven a los 15 años para esto, pero él estaba más cerca que ninguno de ellos de su tío Beto.

 

Daniel casi sonrió, recordando con cariño al tío Beto. Siempre había sido un poco excéntrico, y había sido la oveja negra de la familia. Siempre fue tacaño, el tipo de persona que comía comida para perros y nunca tiraba nada, pero todos sospechaban que era secretamente rico. Por desgracia, ahora estaban a punto de averiguarlo con seguridad. Daniel era el único que estaba realmente molesto por esto, ya que le gustaba mucho su extraño tío.

 

Ni siquiera tenían el cuerpo del tío Beto. Acababa de desaparecer misteriosamente, y se pensaba que había sido víctima de un atraco, o de otro juego sucio, ya que tenía la costumbre de dar paseos por la noche, donde no siempre era seguro.

 

El abogado se aclaró la garganta y empezó a leer el testamento. Casi todos se sintieron decepcionados, creyendo secretamente que se revelaría una gran fortuna, pero descubriendo en cambio que el tío Beto no era tan rico. Sólo tenía un par de miles como mucho, que se repartían entre sus hermanos.

 

Daniel no había esperado nada, o al menos no dinero, pero al menos esperaba que el tío Beto se hubiera acordado. Una vez terminada la lectura, todos empezaron a marcharse, y Daniel empezó a seguir a su padre, pero el abogado le hizo un gesto para que se quedara un minuto. Curioso, Daniel esperó hasta que todos se fueron.

 

El abogado, un hombre mayor, cogió una pequeña caja de madera y la puso delante de Daniel. Curiosamente, Daniel recordó haberla visto en la mesa del tío Beto. El abogado le sonrió.

 

"El difunto declara en su testamento" comienza el abogado, "que esta caja debe ser entregada a usted. También dice que se le entregará a usted en privado" Con eso, el abogado dice: "Adiós" y se va, dejando a Daniel sin palabras.

Daniel estuvo tranquilo en el viaje de vuelta a casa, sosteniendo la pequeña caja cerca de él. La escondió para que sus padres no pudieran verla. No sabía por qué el tío Beto se la había regalado, ni siquiera qué contenía. No podía esperar a llegar a casa y ver, su curiosidad ardía en su interior.

 

En silencio, Daniel miró atentamente la caja, viendo la madera oscura. No parecía demasiado vieja, ni tampoco demasiado elegante. De hecho, estaba un poco rayada y maltratada, con un pequeño pestillo que la mantenía cerrada por delante. Intentó imaginar qué había en la caja. ¿Un montón de joyas? ¿Mucho dinero? Finalmente cedió a su curiosidad y levantó lentamente el pestillo, y abrió la tapa.

 

En la parte superior había un sobre con su dirección en el frente. Con cuidado, lo dejó a un lado y vio una Máscara de aspecto barato. Era redonda y verde. Absurdamente, Daniel puso la mascara a un lado, y notó el dinero debajo. Se quedó boquiabierto al ver que había billetes de veinte, de diez e incluso uno de cincuenta. Debían ser un par de cientos de dólares.

 

No era el gran tesoro que había imaginado, pero sí más dinero del que había tenido en su vida. Ignorando la tentación de contar el dinero, Daniel abrió el sobre y desdobló la carta que había dentro. La letra no era muy clara, pero era obviamente del tío Beto.

 

Querido Dannyboy. Siempre has sido un buen chico, así que he decidido dejarte mi mayor tesoro. Es la máscara de la caja. Sé que no parece mucho, pero créeme, hay mucho en ella. Probablemente no me creas, pero es mágica. Si te la pones y luego te concentras viendo a otra persona con ella, te convertirás en una copia de esa persona.

Para volver a cambiar, sólo tienes que tocar tu propia ropa. El problema es que tienes que esperar 1 hora después de usarlo para que vuelva a funcionar, las instrucciones te las dará la misma mascara, pero yo te diré que más o menos te dirán esto: “Has activado el poder de la máscara, este es un mensaje que solo dirá una vez y solo se volverá a  escuchar cuando le pases el poder a otro, esta es la primera vez que la usas, con ella "podrás ser uno con tu entorno", una vez puesta no te la podrás quitar hasta que pase una hora, pero ten cuidado, si usas el poder de la máscara por más de 6 horas continuas no podrás volver a usarla, además que te quedaras con la última forma que tomes; si la persona que tienes su forma muere en ese instante que tú tienes la máscara, tomaras su lugar y si la usas una décima vez, te quedaras con esa forma para siempre. Así que, cuando lo uses, planifica con antelación. Sé que no me creerás, así que compruébalo por ti mismo. Y hagas lo que hagas, no se lo cuentes a nadie. No diré dónde la encontré, pero encontrarla fue un golpe de suerte. Fue pura casualidad que descubriera lo que podía hacer. He jugado con ella durante un tiempo, pero finalmente decidí lo que realmente quería con ella.  En mi Décima transformación Me he decidido quedarme como otra persona y pienso vivir así permanentemente. No estoy muerto, sólo que ya no soy yo mismo. No esperes verme, ya que me mudo a Los Ángeles en cuanto termine de escribir esto. Diviértete con ello, pero recuerda tener cuidado, y cuídate. Con cariño, tío Beto.

 

Daniel dejó la carta. El tío Beto debía estar más loco de lo que pensaban, se dio cuenta Daniel. ¿Pensar que esta cosa era mágica? Daniel miró con escepticismo el artículo sospechoso. Recogiéndolo, pasó las manos por encima, sintiendo la superficie ligeramente rugosa.

 

Dejándolo en el suelo, Daniel estaba a punto de empezar a contar el dinero, pero la carta no salía de su mente. No creía ni una palabra, pero sentía que al menos le debía al tío Beto la oportunidad de demostrarlo.

 

Después de discutir consigo mismo durante varios minutos, Daniel decidió a regañadientes al menos intentarlo. Estaba seguro de que no funcionaría, pero le debía al tío Beto al menos intentarlo.

 

Asegurándose de que sus padres no estaban mirando, Daniel entró en la habitación de su hermano Marcos. Marcos tenía 18 años y se había ido al ejército hacía un par de meses. Daniel pensó que Marcos sería una buena opción, ya que dejó todas sus cosas aquí, incluyendo toda su ropa. Sintiéndose ligeramente culpable, Daniel cogió una delas fotos de su álbum, de aproximadamente 6 meses.

 

Volviendo a su propia habitación, se puso la máscara sobre su cabeza. Se sintió tonto al levantar la foto de su hermano y pensar en él, pero se sobresaltó ligeramente al sentir un ligero cosquilleo cuando la la mascara fue puesta totalmente. Daniel se río de sí mismo por dejarse llevar por su imaginación.

 

Arrojando la foto de Marcos sobre su cama, y luego quitándose la máscara, Daniel la devolvió a la caja, contento de haber terminado con eso. Ahora a contar el dinero.

 

Mientras Daniel empezaba a separar los billetes, se rascó, sintiendo que su cuerpo se sentía raro y algo incomodo. Se encogió de hombros, pensando que simplemente algo le había sentado mal. Después de varios minutos más, se quedó con la boca abierta.

Rápidamente, se quitó la camisa y los pantalones que ya no eran los mismos que traía antes, sino los de la foto de Marcos, y notó que sus piernas parecían más grandes que antes. Se sintió extraño y empezó a darse cuenta de que el tío Beto no estaba loco después de todo. Miró con asombro su reflejo en el espejo, viendo que era al menos cinco centímetros más alto, y definitivamente más musculoso. Daniel no podía apartar los ojos de su reflejo, ya que poco a poco iba cambiando, pareciéndose cada vez más a Marcos, y su ropa había cambiando a la misma que traía en la foto.

 

Finalmente, los cambios parecieron detenerse, y Marcos lo miró desde el espejo. Daniel estaba asombrado. Flexionó uno de sus bíceps, amando la forma en que se abultaba. El suyo, sin duda, no haría eso. Volvió a flexionar, deleitándose con los músculos que tenía. Marcos siempre había pasado mucho tiempo haciendo ejercicio, y a Daniel le encantaban los resultados.

 

Curiosamente, Daniel se quitó la ropa interior. Se sintió avergonzado de mirar los genitales de su hermano, y casi se río. Marcos siempre había presumido, diciendo que era largo y grueso, pero Daniel vio que el de  Marcos era quizás un poco más pequeño que el suyo. Tal vez era sólo el cuerpo más grande, se preguntó, lo que lo hacía parecer más pequeño. En realidad, no importaba.

 

De repente, Daniel recordó que la cena era dentro de una media hora y que la nota decía que no se podía cambiar hasta dentro de 1 hora. De ninguna manera sería capaz de explicar esto a su mamá y papá. Asustado, Daniel probó la máscara de nuevo, queriendo asegurarse. Se decepcionó, pero no se sorprendió cuando no ocurrió nada.

 

Daniel se obligó a calmarse, tratando de pensar en lo que podía hacer. No podía dejar que le vieran así, al menos sin hablarles de la máscara. Se suponía que Marcos estaba muy lejos, así que no sería bueno que lo vieran aquí.

 

Primero, decidió Daniel, tenía que vestirse. Se puso la camisa de Marcos y luego se puso el pantalón. Con cuidado, se asomó a su puerta, asegurándose de que no había nadie alrededor, y luego se apresuró a entrar en la habitación de Marcos. Necesitaba unos zapatos pues en la foto estaba descalzo, al entrar miró algunas pesas de Marcos en el suelo y no pudo resistirse a probarlas.

 

Levantar una era bastante fácil para él, y sabía que nunca sería capaz de levantar eso en su propio cuerpo. Le encantaba ser así de fuerte. Se sentía muy animado. Entonces, preocupado por si le oían, se detuvo y miró la ventana. Un minuto más tarde, salió por la ventana y se dirigió a la ciudad.

 

Daniel sabía que se metería en problemas cuando volviera, pero no sería tan grave como si lo vieran así. Caminando, se dio cuenta de que las mujeres seguían mirándole. Todo tipo de chicas con las que sabía que nunca tendría una oportunidad le miraban fijamente, y a Daniel le encantaba. La mayoría de ellas eran unos años mayores que él, pero eso sólo las hacía más interesantes para él.

 

"Hey Marcos", Daniel se dio la vuelta, viendo a una morena muy bonita, que reconoció como una de las antiguas novias de Marcos, "No pensé que todavía estuvieses en la ciudad" Dijo, obviamente complacida.

 

Daniel tartamudeó por un segundo, luego le dijo que estaba de vuelta en licencia, pero que se iba al día siguiente. Esperaba que eso evitara más preguntas. Sin embargo, ella no parecía interesada y se levantó de un salto, dándole a Daniel un profundo beso. Sorprendido, él se limitó a disfrutarlo durante unos segundos, y luego respondió.

No estaba seguro de cómo ocurrió exactamente, pero la chica, que se llamaba Sara, según recordaba Daniel, le llevó a su apartamento. Antes de que se diera cuenta, Daniel tenía los pantalones por los tobillos mientras Sara tenía su pene en la boca. Daniel gimió, sorprendido por lo bien que se sentía. Rápidamente después, se encontró mirando sus pechos desnudos. Él no podía creer que estaba haciendo esto, y luego comenzó a entrar en ella. Se sintió apretada y caliente, y apretó su pene con fuerza. Llegó al orgasmo y se acostó junto a ella, sintiéndose muy cansado.

 

Daniel se despertó, dándose cuenta de que seguía durmiendo junto a Sara. Se sintió avergonzado por lo que había hecho la noche anterior, pero también excitado. No había sido tan bueno como había oído que se suponía que era, pero todavía se sentía muy bien. Mirando a Sara durmiendo, Daniel sintió que se le ponía dura de nuevo. No queriendo despertarla, se vistió en silencio y se escabulló, notando el reloj. Habían pasado 12 horas. Se dio cuenta de que tenía que llegar a casa y cambiarse inmediatamente.

 

Todavía estaba oscuro, pero Daniel se apresuró a llegar a casa. Por suerte para él, su casa no estaba muy lejos, así que volvió muy rápido. No hizo ruido al meterse de nuevo en la ventana, pero casi se escapa. A duras penas evitó hacer ruido al entrar y meterse en su propia habitación. Rezó desesperadamente para que su madre y su padre no le oyeran.

 

Se despojó de los zapatos de Marcos, se puso la máscara en la cara. Se sintió aliviado cuando empezó a encogerse lentamente hasta alcanzar su propia forma. y cuando se la quitó oyó una voz que decía "esta es la primera vez que usas el poder", inmediatamente escondió la máscara en su armario, se metió en la cama, tirando de las mantas sobre su cabeza, sintiendo que su cuerpo seguía cambiando.

 

A Daniel no le sorprendió encontrarse castigado durante una semana después de que sus padres lo encontraran de vuelta, pero se lo tomaron con calma, pensando que la muerte del tío Beto acababa de golpearlo con fuerza, y que la lectura del testamento lo había sacudido. Lo castigaron sobre todo por lo principal. Daniel se sintió aliviado de que se lo hubieran tomado con tanta calma, pero seguía nervioso.

 

No volvió a tocar la máscara durante casi una semana, por miedo a que le atraparan. Finalmente, el fin de semana siguiente, su madre y su padre salieron a cenar y a bailar, dejándolo solo en casa. Daniel sonrió al saber que volverían muy tarde. Tendría tiempo suficiente para volver a explorar la máscara.

 

Cuando se fueron, volvió a transformarse en Marcos, aunque esta vez no salió de casa. Pasó un rato levantando pesas, y disfrutando de la sensación de los músculos. Daniel empezó a considerar seriamente la posibilidad de levantar pesas él mismo.

 

Finalmente apagó las luces y se fue a la cama, no antes de usar la máscara y oír esa voz que decía: “esta es la segunda vez que usas el poder” .

 

Impaciente, Daniel esperó otra oportunidad para usar la máscara. Por desgracia, sus padres estuvieron en casa todas las noches durante dos semanas, lo que le dio pocas oportunidades. Acabaron decidiendo hacer una escapada de fin de semana, utilizando el dinero que les había dejado el tío Beto. Se despidieron de Daniel, confiando en que se ocuparía de sí mismo durante un par de días mientras se marchaban.

 

En el momento en que su coche salió de la calzada, Daniel corrió a su dormitorio para coger la máscara. Volvió al salón y se sentó en el sofá, con la máscara en una mano y la foto en la otra. Miró de una a otra y luego se puso la máscara a la cara. Miró la imagen en sus manos durante otro minuto, y luego lo levantó lentamente.

 

Daniel esperó a empezar a notar los cambios que sabía que ya se estaban produciendo. Después de varios minutos, se sintió un poco más ligero, y más pequeño, y se llevó las manos al pecho, tocando las ligeras hinchazones que empezaban a desarrollarse bajo la camisa. Se sentía avergonzado por ello, pero su curiosidad le había llevado a tomar la decisión.

De adolescente, había sentido mucha curiosidad por el sexo. Acostarse con Sara no le había librado de esa curiosidad. Se preguntaba cómo sería ser una chica. Cómo sería tener pechos. Finalmente había decidido averiguarlo. Tenía que hacerlo, era una oportunidad en un millón.

 

Había mirado en la habitación de Marcos, sabiendo que éste tenía una foto en bikini de alguna mujer que había sacado de internet y que mantenía escondida. Marcos se la había enseñado un par de veces, diciendo que la stripper de la foto era un bombón. Daniel había decidido que, si iba a convertirse en una chica, también podría convertirse en una hermosa.

https://www.patreon.com/fatralatg

Para leer que continua

martes, 7 de junio de 2022

Pablo y su historia

 Hoy voy a poner una historia que me gustaria me dieran su opinion, esta completa, y también la encuentran en Patreon Gratis.

Simplemente se llama PABLO y se desarrolla en los años 80's o sea no internet, no PC, no Smartphones, No Tables, no Streaming y Pocos canales en Cable

Espero les guste.



El dormitorio era bastante pequeño, con las paredes cubiertas por posters de estrellas de la lucha libre y grupos de rock. Una pequeña pila de ropa llenaba una de las esquinas, encajando con el resto de la habitación ligeramente desordenada. Era la habitación perfecta para un niño de 10 años, concretamente para el niño que estaba tumbado en la cama.

Pablo gimió y se dio la vuelta, alcanzando lentamente el control remoto junto a su cama. Pero después de hojear los canales, vio que tampoco había nada bueno en ninguno de los otros canales. Sólo programas de entrevistas y telenovelas, ninguno de los cuales le interesaba.

"Caramba", murmuró Pablo, sabiendo que no debía sorprenderse. La televisión siempre estaba así cuando estaba enfermo en casa, lo que era frecuente últimamente.

De repente, Pablo estalló en un largo ataque de tos, deteniéndose sólo para levantar la vista a través de los ojos empañados y ver a su madre de pie en la puerta, con cara de preocupación. Luego, con una leve sonrisa, se acercó y se inclinó hacia Pablo, poniendo su mano suavemente en su frente.



Se llamaba Brenda, tenía 29 años y, para Pablo, era la mujer más guapa del planeta. Tenía el pelo castaño hasta los hombros y medía 1,58 metros, un poco más alta que él. Su cuerpo era más bien delgado, lo que hacía que Pablo se sintiera secretamente orgulloso, ya que la madre de su amigo Tommy era realmente gorda.



"No me gusta estar enfermo", se quejó Pablo, deseando volver al colegio con sus amigos o al menos poder salir a jugar. Pero, por desgracia, tenía la gripe... otra vez.

"Lo sé, cariño", le dijo Brenda a su hijo con dulzura, "pero te mejorarás pronto. Te lo prometo". Y con eso, le dio un beso en la mejilla antes de darse la vuelta y salir del dormitorio.

Pablo se limitó a volver a mirar la televisión y empezó a hojear los canales de nuevo, decidido a encontrar algo que mereciera la pena ver. Ni siquiera se le pasó por la cabeza el hecho de que hacía unos minutos había pasado por todos los canales sin éxito.



---

Varias horas más tarde, Pablo estaba en medio de la lectura de uno de sus cómics, deseando en silencio que hubiera algo mejor en la televisión. Deseando aún más que ya no estuviera enfermo.

De repente, Pablo se asustó al darse cuenta de que ya no estaba en su habitación.

Un segundo estaba en su cama leyendo un cómic, y al segundo siguiente estaba sentado en la mesa del comedor, preguntándose cómo podría haber llegado allí.

Pablo miró frenéticamente a su alrededor, tratando de averiguar cómo había llegado allí, dándose cuenta al mismo tiempo de que algo se sentía muy extraño. De hecho, muchas cosas se sentían muy extrañas, lo que sólo sirvió para confundir a Pablo aún más.

"¿Qué está pasando?" Preguntó Pablo con nerviosismo, quedándose helado al oír la voz de su madre. Pablo se dio la vuelta y preguntó: "¿Hola?". De nuevo, escuchó la voz de su madre en lugar de la suya.

Entonces los ojos de Pablo se abrieron de par en par al darse cuenta de lo extraño que se sentía, bajando lentamente la mirada y jadeando en estado de shock. Durante casi un minuto, lo único que pudo hacer fue mirar su cuerpo con total sorpresa, reconociendo no sólo la ropa de su mamá... sino también su cuerpo.

Pablo se agachó vacilantemente y se palpó los dos montículos que tenía en el pecho. Las tetas de su mamá. Sus ojos se abrieron aún más, notando que también tenía las manos de su Mamá. Incluso tenían las uñas pulidas ligeramente largas y el anillo de boda en uno de los dedos.

"¿Mamá?" preguntó Pablo, poniéndose de pie y sintiéndose muy extraño, aunque trató de ignorarlo. Sin mucho éxito. Al no obtener respuesta, Pablo llamó un poco más fuerte: "¿Mamá?". Seguía sin haber respuesta.

Por un momento, Pablo se quedó allí, mirando el cuerpo de su mamá, su cuerpo en ese momento, tratando de no entrar en pánico y preguntándose cómo era posible que estuviera en el cuerpo de su mamá. Entonces tragó saliva, recordando lo que estaba pensando antes de que ocurriera.



"Oh no", susurró Pablo, dándose cuenta de que lo había hecho de alguna manera. "Ojalá volviera a ser yo", dijo Pablo experimentalmente. Sin embargo, tras varios segundos de espera, supo que no había funcionado.

Pablo tragó saliva, y luego miró a su alrededor en busca de alguna señal de lo que podría cambiarle de nuevo, pero no vio nada. Entonces, volvió a mirar su propio cuerpo, extendiendo las manos frente a él y mirándolas con asombro.

"Raro", murmuró, pinchándose de nuevo en el pecho, decidiendo que se sentía algo interesante tener pechos allí. Sin embargo, no se sentían tan extraños como él hubiera esperado.

Un minuto después, Pablo frunció el ceño, preguntándose: "Si yo soy mamá, ¿entonces ella es yo?". No lo sabía, pero se dio cuenta de que tenía que averiguarlo.

Apurando su habitación, Pablo se detuvo en la puerta cerrada, notando que las pegatinas de su puerta estaban mucho más bajas de lo habitual. De hecho, toda su puerta parecía un poco más pequeña de lo habitual. Tardó varios segundos más en darse cuenta de que acababa de aumentar su estatura desde que estaba en el cuerpo de su madre.

"Qué raro", repitió Pablo, esta vez con una leve sonrisa. Siempre había querido ser más alto desde que era uno de los niños más pequeños de su clase.

Entonces, tras dudar unos segundos más, Pablo abrió la puerta y entró, deteniéndose a mirar la figura que había en su cama leyendo un cómic. Era él. El mismo reflejo que siempre veía en el espejo, pero definitivamente no tenía muy buen aspecto. No había duda de que estaba enfermo, sólo entonces Pablo se dio cuenta de que ya no se sentía mal. Estaba mejor.

Después de un segundo, el pequeño niño en la cama de Pablo levantó la vista, dejando el cómic y diciendo: "Hola mamá".

Pablo parpadeó confundido, sin saber qué estaba pasando.

"Mamá...", preguntó el niño, "¿pasa algo?".

"Um... no". Pablo contestó débilmente, aún sintiéndose confundido.

De repente, el chico que se parecía a Pablo estalló en un montón de toses, con un aspecto y un sonido horribles mientras lo hacía. Pablo dio un paso adelante instintivamente, horriblemente preocupado por la persona en la cama. Era un tipo de preocupación extraña también, diferente a cualquier otra que hubiera sentido antes.

"Odio estar enfermo", dijo débilmente el otro Pablo una vez que la tos había cesado.



Pablo asintió con la cabeza, con el corazón dolido por la persona que estaba en la cama por alguna razón. El chico parecía tan pequeño e indefenso. Pablo no pudo evitar quedarse allí y mirarlo fijamente, deseando que estuviera mejor, deseando poder proteger al niño de alguna manera o hacer algo para que estuviera mejor.

Al cabo de un momento, el chico volvió a coger el cómic y Pablo salió por la puerta, sintiéndose confuso por sus emociones. Pero al mismo tiempo, se sentía como... que todo estaba bien por alguna razón.

Un minuto después, Pablo estaba en el salón, pensando en lo que acababa de pasar. El otro Pablo había actuado como si no pasara nada raro. Pablo no estaba seguro de lo que eso significaba, pero sabía que era definitivamente extraño. Si ese era Pablo, ¿Dónde estaba su madre? Y lo más importante, ¿Quién era él? ¿Podría ser de alguna manera su madre? Eso sólo lo dejó más confundido.

"¿Qué le digo a papá?" Pablo susurró en voz baja, preguntándose qué podría decir su padrastro sobre lo que estaba pasando. Sobre todo porque él mismo aún no sabía lo que estaba pasando.

Frunciendo el ceño, Pablo se sentó en el sofá, cruzando instintivamente las piernas de forma femenina mientras intentaba averiguar qué estaba pasando. Se quedó sentado así durante un minuto antes de volver a sentarse recto, preguntándose qué podría hacer.

Entonces Pablo se fijó en los cigarrillos de la mesita y los miró por un momento, sorprendido al darse cuenta de que sentía una especie de... impulso. Una especie de antojo. Y mientras miraba los cigarrillos, supo de qué se trataba el antojo.

Pablo cogió el paquete de cigarrillos y sacó uno, sosteniéndolo entre los dedos como había visto hacer a su madre muchas veces. Lo miró un momento antes de coger el mechero.

"¿Qué me está pasando?" preguntó Pablo, sin sentir ni de lejos el pánico que hubiera esperado.

Y con el ceño fruncido, Pablo se puso el cigarrillo blanco entre los labios y encendió la punta. Aspiró, saboreando el extraño humo que inundaba su boca y luego bajaba por su garganta hasta los pulmones. Le hizo un pequeño cosquilleo, que casi hizo toser a Pablo, aunque no del todo. Luego expulsó el humo, observando fascinado cómo flotaba a su alrededor.

Pablo sacudió ligeramente la cabeza, musitando: "Interesante".



En ese momento, el ansia que había sentido empezó a desaparecer rápidamente, al igual que una calma muy agradable empezó a llenar su cuerpo. Sonrió, definitivamente le gustaba eso, decidiendo al mismo tiempo que tampoco sabía mal del todo. Y con un encogimiento de hombros, dio otra calada al cigarrillo, haciéndolo distraídamente como si llevara años fumando.

Una vez que Pablo terminó con el cigarrillo, lo apagó en el cenicero y se dirigió hacia la cocina, sintiéndose extrañamente tranquilo por lo que le estaba sucediendo, aunque todavía algo confundido. Realmente no tenía ningún sentido.

Después de servirse una taza de café por un impulso repentino, Pablo tomó un sorbo, decidiendo que también le gustaba. Sin embargo, era un poco fuerte, así que un momento después, espolvoreó un poco de azúcar y crema en el café, de alguna manera sabiendo que sabía mucho mejor de esa manera. Un sorbo más lo verificó.

Pablo se apoyó en la encimera, sorbiendo el café y mirando a su alrededor. Miró los platos en el fregadero, pensando distraídamente que había que lavarlos. Por alguna razón, la vajilla sucia lo dejó sintiéndose bastante molesto.

Poco después, Pablo salió de la cocina con los platos recién lavados, sonriendo débilmente pero sabiendo que había algo que le faltaba. Una mirada a la sala de estar le dio la respuesta. También le vendría bien un poco de limpieza, aunque eso podía esperar un poco más.

Haciendo una pausa, Pablo preguntó en voz baja: "¿Qué me está pasando?". Sin embargo, no hubo respuestas.

Sin embargo, esa pregunta sólo hizo que Pablo recordara al pobre niño de la otra habitación y lo enfermo que estaba. Pablo frunció el ceño y se dirigió rápidamente hacia el dormitorio para echar otro vistazo. Se detuvo justo en el umbral de la puerta y se quedó mirando al otro Pablo que dormía tranquilamente.

Pablo sintió una oleada de simpatía mientras observaba al muchacho por un momento, deseando poder hacer algo por él. Dio un paso adelante y se inclinó sobre el otro Pablo, frunciendo el ceño mientras lo miraba. El chico parecía tan joven. Ese pensamiento asombró a Pablo, ya que nunca se había considerado joven, pero no cabía duda de que el chico de la cama era precisamente eso, un niño indefenso.

"Pobrecito", susurró Pablo. Luego, en un impulso repentino, se agachó y le dio un beso en la mejilla al niño antes de salir sigilosamente de la habitación



Una vez de vuelta en el salón, Pablo volvió a mirarse, frunciendo ligeramente el ceño al darse cuenta de lo cómodo que había empezado a sentirse. Entonces suspiró, decidiendo que, ya que parecía ser Brenda por el momento, podría fingir que era ella hasta que averiguara qué estaba pasando.

Pablo miró la cena que cubría la mesa con una leve sonrisa, definitivamente impresionado consigo mismo. No sabía nada de cocina, pero cuando había empezado, tratando de mantener el personaje, había descubierto que todo lo que necesitaba saber al respecto estaba ahí mismo. Como en el borde de su mente y todo lo que había tenido que hacer era alcanzarlo.

Por un momento, Pablo pensó en el otro Pablo, el niño de la otra habitación. Sintió una oleada de simpatía y preocupación al pensar en el niño indefenso, aunque se alegró un poco de que el otro Pablo pudiera comer la comida que había llevado al dormitorio poco antes.

Justo en ese momento, Pablo oyó un coche entrando en la entrada, lo que le hizo sentirse increíblemente nervioso, ya que no sabía cómo iba a enfrentarse a su padre. Entonces se recordó a sí mismo que debía fingir que era Brenda. De alguna manera, no creía que fuera a ser muy difícil. No con lo fácil que le había resultado todo lo demás desde que se había encontrado de repente en el cuerpo de su madre.

Un minuto después, la puerta se abrió y entró un hombre que era 15 centímetros más alto que Pablo, con el pelo castaño y una barba bien recortada. A Pablo le resultaba muy familiar, sin embargo las repentinas emociones que le invadían no lo eran. Pablo no pudo evitar sonreír soñadoramente, sintiéndose extremadamente atraído por aquel hombre.



Durante un breve segundo, Pablo se sintió abrumado por las extrañas emociones y deseos que lo inundaban, pero al pensar en ellos, todo pareció tener un poco más de sentido. Y por primera vez en su vida, supo exactamente qué era lo que hacían por las noches en su habitación. Esa comprensión lo dejó asombrado, por no decir que lo llenó de una ardiente expectativa.

"Hola, cariño", le dijo Pablo a Brian, su antiguo padrastro. En ese momento supo que no podía decirle a Brian lo que había pasado, aunque quisiera. Sin una pausa para revelar sus pensamientos, Pablo continuó: "¿Qué tal tu día?".

Después de todo, no había duda de que si se lo contaba a alguien, pensarían que estaba loco. Especialmente con Pablo en la habitación actuando perfectamente normal. Al mismo tiempo, Pablo no podía dejar de preguntarse ¿y si realmente estaba loco? En cualquier caso, tanto si lo estaba como si no, sabía que iba a tener que ser Brenda por ahora... y quizás para siempre.

"Oh, cielos", susurró Pablo, deteniéndose un momento mientras extraños pensamientos y emociones pasaban por su mente.

Entonces, mientras Pablo estaba distraído, Brian se inclinó y le dio un beso apasionado, un beso que no pudo resistirse a devolver. Ni siquiera se planteó intentarlo una vez que sintió lo grande que era.

En cuanto Pablo se apartó, dejó escapar un suspiro soñador, dándose cuenta de que no podía seguir fingiendo que era Brenda. No cuando todo lo demás sugería que podría estar realmente aquí. No, se dio cuenta de que, a partir de ese momento, ya no podía fingir ser Brenda. Tendría que SER Brenda.

Brenda parpadeó por un momento y luego se adelantó y le dio a Brian otro beso, definitivamente disfrutando de la sensación y deseando que llegara la noche. Sin embargo, incluso entonces, había una débil preocupación en su mente al recordar a su hijo enfermo en la otra habitación.

---

Más tarde esa noche, una figura se agitó en la habitación oscura, haciendo una pausa para toser en silencio antes de sentarse en la cama, escuchando atentamente los sonidos procedentes de la otra habitación. Por un momento, la figura se limitó a escuchar, y luego esbozó una sonrisa triste pero satisfecha.

"Está hecho", susurró Brenda desde el cuerpo de su hijo, gruñendo mientras hacía el esfuerzo de sentarse del todo.

Mientras estaba sentada, todavía escuchando los sonidos, no pudo evitar pensar en lo que acababa de hacer. Y en que todavía no se arrepentía, aunque le hubiera costado su propia vida. Su propia identidad.

La antigua Brenda frunció el ceño, sin molestarse en detener las lágrimas mientras pensaba en su hijo Pablo. Últimamente había estado enfermo con bastante frecuencia, y cada vez se ponía peor. Y aunque no se había atrevido a decírselo, sólo iba a empeorar. Los médicos habían dicho que su verdadera enfermedad había destruido por completo su sistema inmunológico... y lo que es peor, que al pobre chico le quedaba menos de un mes de vida.

Se estremeció al pensar en ello, y en lo horrorizada que se había quedado al descubrirlo. Que muriera a una edad tan temprana, sin poder siquiera experimentar la vida. Brenda había estado a punto de ser destruida por el conocimiento de lo que iba a suceder, pero estaba decidida a intentar encontrar una forma de evitarlo. Por eso había saltado cuando se presentó la oportunidad, sin importar el precio.

Una extraña anciana se había acercado a Brenda en la calle, sabiendo todo sobre su problema, y el de su hijo. La mujer incluso le había ofrecido una posible solución, aunque le había dicho a Brenda que el precio sería extremadamente alto.

Le había dado a Brenda un hechizo mágico que podía intercambiar los cuerpos y las vidas de dos personas. Sin embargo, sólo podía usarse con uno de sangre cercana. Y sólo podía usarse si no había intención de dañar al otro. Pero, lamentablemente, como Brenda era el único pariente vivo que tenía Pablo, sabía lo que tenía que hacer.

"Lo hice", susurró desde la cama, haciendo una pausa para otro ataque de tos.

Brenda se había empeñado en que su hijo no muriera antes de experimentar la vida. Que la enfermedad no le quitara eso por completo. Que viviría... aunque fuera su vida.

Al escuchar de nuevo los sonidos de la otra habitación, Brenda sonrió débilmente, recordando que la anciana había dicho que tendrían todo lo necesario para vivir la vida del otro. Había sido muy cuidadosa para evitar que él descubriera la verdad, no quería que sufriera ese conocimiento. En cambio, esperaba que él se las arreglara, confiando en las promesas de la anciana. Y por los sonidos que oía de Pablo y su antiguo marido, sabía que su antiguo hijo ya se estaba adaptando bastante bien a su nueva vida.

Entonces, la antigua Brenda sintió que una lágrima corría por su mejilla. Aunque no sabía si era una lágrima de tristeza o de alegría. Sabía que el tiempo que le quedaba era muy limitado y que no lo disfrutaría, pero no se arrepentía de sus actos. No se arrepiente de lo que ha hecho. En su lugar, sonrió débilmente, orgullosa de haber sido capaz de dar el último sacrificio por su hijo.

EL FIN


lunes, 6 de junio de 2022

Atajo a tener un buen cuerpo

 Este es mi primer proyecto en esta nueva etapa, como algunos saben por el momento no tengo trabajo asi que les pediré un poco de ayuda, lo suficiente para no afectar a nadie

Por lo que espero que crean que mi trabajo vale la pena.

Empezamos




















Espero le vaya gustando, si quieren seguir leyendo la historia la podrán encontrar en mi patreon
esta es la liga:






domingo, 5 de junio de 2022

Voy a volver

 hola a todos mis seguidores, creo que van para 2 años que no subo nada, y les debo una disculpa tuve unos problemas los cuales no quiero acordarme, pero creo que estoy lista para regresar a subir  contenidos.

Una vez mas me presento soy Alexa Padme, y soy Varón, pero siempre he tenido de ser el sueño de ser una chica, aunque no soy Gay, y me siento atraído por las mujeres, no podría asegura que que si por alguna magia o fenómeno pudiera ser una mujer dejaría de ser heterosexual, sea una mujer que le atraen los hombres.

Mi vida no ha estado bien después de la pandemia, por eso voy a empezar un nuevo proyecto, y este lo voy a tomar como trabajo, no como hobby, así que espero me apoyen un poquito, no pido demasiado, solo para poder mantener a mi familia y a mi.

Recuerden que entre muchos se logra mucho, así que cada granito de arena cuenta, por adelantado muchas gracias

Demasiado choro o parloteo, desde esta semana voy a empezar a subir contenidos.

mañana será la traducción de un Manga occidental, que me gustó mucho, espero les guste tanto como a mi.

Tengo un proyecto de sustitución, donde su servidora será una chica diferente, y tendré que hacer lo que estas chicas hacen regularmente, la condición es que puedo hacer lo que quiera con sus cuerpos a menos que estén frente al público o una cámara, en ese caso deberé actuar como ellas normalmente lo hacen.

No olvidemos las captions, que como siempre serán algo regular en el blog y en la pagina que espero me sigan.

Por ultimo historias, si varias historias que he ido haciendo desde la pandemia, y ahora las iré publicando.

Estas historias serán de puro texto, algunas tendrán imágenes de referencia , pero la mayoría será texto... Amigues hay que leer, y cultivarse, aunque sean con historias TG

Los espero en los comentarios y una vez mas espero su apoyo

Les quiero y síganme en mis locuras.

Atentamente

ALEXA PADME




jueves, 26 de septiembre de 2019

La prima Rebeca

Tuve tiempo de hacer una Cap, eso significa que mi vida empieza a regularizarse, entonces espero les guste, comente y compartan.



viernes, 13 de septiembre de 2019

Soy una mentirosa

Hola a todos, se que prometí que regresar el mes pasado, pero si... me declaro una mentirosa, he pasado por muchas cosas últimamente en mi Vida, algunos sabrán que tengo a mi Padre enfermo, y aunque ya esta en mi casa, se han complicado más las situaciones, pues las cosas que antes hacia una enfermera ahora las hacemos nosotros, la recuperación es lenta, pero si hay avances. 

No me gustaría que nadie de ustedes pase por lo que yo estoy pasando, las embolias son algo de cuidado y pueden arruinar una vida. 

La pregunta es ¿Cuándo regresas?.

Pues no lo sé, además me di cuenta que no puedo escribir, me cuesta concentrarme pues en mi mente hay otras cosas.


Por lo que no prometo nada, espero que los que les gusta mi trabajo me esperen, por que se que regresare tarde o temprano.

Les doy las gracias a todos, quizá publique algo que tenia preparado, y espero les guste.

Saludos a todos y que Dios los Bendiga.


viernes, 2 de agosto de 2019

El Anillo de Merlín

Antes de comenzar les comento que por única ocasión tardare casi un mes en publicar la continuación, mi papá aunque esta mejor aun sigue en recuperación.
Tendrán que esperar a la segunda quincena de Agosto 2019, espero me tangan paciencia como siempre la han tenido, y ya sabes que unos comentarios siempre me animan. Gracias ahora a comenzar:

EL ANILLO DE MERLÍN




Disclaimer:
Esta obra tiene elementos de la mitología y la ciencia ficción que son del uso popular, mas, sin embargo, quiero hacer uso de algunos términos usados en la obra Harry Potter de J.K. Rowlingm y lo hago más como homenaje, pues realmente no tendrán intervención constante en mi obra, solo será, incidentales.

Parte 1 Prologo.

Hace muchos pero muchos años, en una época llamada Edad Media, existieron Hechiceros que eran capaces de transformar muchas cosas en otras podían transformarse ellos mismos.

Para ellos la Física no era una ley, pues ellos estaban sujetos a otras leyes, distintas; estos hechiceros habían llegado de una dimensión distinta a la nuestra, pero al no poder regresar adoptaron nuestra tierra como su hogar.

Ellos no estaban tecnológicamente avanzados y quizá lo más increíble es que en la edad Medía había más ciencia que en su propia dimensión, pero eso no les importaba pues aun cuando llegaron a nuestro entorno, ellos conservaron las leyes físicas que regían el suyo, y esto era el mundo de la magia, o algo parecido, realmente no era magia, era algo que en su dimensión era de lo más común y corriente.


Estas personas que se hacían llamar los Inefables, El concepto de inefable proviene de un vocablo latino que significa indecible y se utiliza para referirse a aquello que no puede explicarse con palabras, quizá J.K. Rowling es descendiente de estas personas, y sabía el termino cuando lo uso en sus novelas; Estas personas que para ser preciso eran 5 exploradores, tenían varios dones pero el más útil era el poder transformarse en distintos seres vivos, podían pasar desapercibidos como algún animal doméstico o ser como algún ser humano, para ellos el género no les importaba, podían ser hombres o mujeres sin importar la edad, aunque para ellos el tiempo biológico seguía pasando al igual que a nosotros, aunque se transformaran en jóvenes o ancianos.



Los Inefables intentaron mezclarse con las personas de este planeta, principalmente con los anglosajones, cuando se empezaron a procrear, se dieron cuenta que sus hijos no tenían las mismas habilidades que ellos, o sea que se habían asimilado más a las leyes físicas de nuestra Tierra y dimensión, esto no les preocupo demasiado, pero sabían que al final, su magia desaparecería en algún momento de tanto mezclarse, ellos estimaban que sus hijos habían perdido un 10% de sus capacidades, ellos no podían levitar si algún artículo que fuera fin a su elemento, por eso se inventaron las escobas, que la madera es muy afín al viento.


Los Hijos de los inefables, podían seguir haciendo magia, pero para ello necesitaban algún artículo donde podrían canalizar su poder. Sus padres Inefables Vivían mas que los humanos de la tierra, para ser exactos casi 200 años, pero podían padecer de enfermedades o incluso morir en accidentes que los tomara desprevenidos.

Los hijos iban perdiendo entre un 5 y un 10% de su poder en cada nueva generación, por lo que los descendientes iban necesitando de nuevos artículos, el problema era que los materiales de gran calidad iban escaseando, por lo que era difícil fabricarlos, además mientras pasaba el tiempo se iban olvidando de los poderes que tenían además que los artículos se iban desgastando por no tener materiales de calidad o perdiendo o destruyendo.


La transformación fue uno de los primeros poderes en perderse, y para poder seguir efectuándola se hicieron anillos que debían llevar metales preciosos, pero estos anillos iban perdiendo efectividad.
Uno de los Inefables originales Tomo el nombre de Merlín y ayudo mucho a los reyes de ese país incluyendo al famoso Rey Arturo, que, aunque no lo crean era hijo del propio Merlín, y para que no perdiera su poder de transformación le hizo un anillo con los mejores materiales de Britania, y tan compacto que estaba seguro de que duraría por lo menos unos 5,000 años.

Merlín le dijo a su hijo que se lo fuera pasando al hijo que más dotes con la magia tuviera, además de una escoba de una madera de un roble petrificado, una vara que permitía transformar las cosas a lo que uno quisiera, pero siempre cosas inanimadas y un segundo anillo también forjado con metales preciosos, pero este era para que pudiera transformar a los humanos en cualquier cosa viva, pero estas transformaciones no podía durar más de un año o sea solo podían transformarse por 8,760 horas en toda su vida, este anillo lo hizo merlín pensando en Ginebra la primera esposa de Arturo para que pudieran intercambiar géneros y se pudieran divertir, pues Sí los Inefables les gustaba divertirse, pero siempre trataban de no dañar al prójimo.


Arturo o Arturia, pues el pueblo no sabía si era hombre o mujer, pues a veces lo veían con un vestido hermoso y otras veces con un traje de caballero magnifico, pero su cara era siempre la misma, lo amaban por ser un gran gobernante y lo mismo pasaba con Ginebra quien también era amada; ella, quien cambiaba de sexo de vez en cuando lo hacia para complacer a Arturo cuando era mujer, pero Ginebra prefería ser mujer, así que cambia más a otras mujeres desde taberneras a otras doncellas de la corte.


Los descendientes también tenían una vida larga, quizá no tan larga como la de los Inefables, pero podían vivir hasta un poco más de 100 años.

Arturo paso el anillo a su hijo Mordred que no nació de Ginebra si no de otra hija de otro Inefable llamada Morgana, pero esto le hizo perder su matrimonio y a Ginebra, y esa es otra historia, pero Mordred a quien le fue entregado el anillo lo perdió en la búsqueda del Santo Grial, otro artículo de un Inefable que permitía sanar cualquier herida e incluso evitar la muerte por algunos años más e incluso cambiar un poco la realidad, pero esa también es otra historia.

El Anillo de Merlín solo puede ser usado por algún descendiente de Inefable, aunque no tenga nada de magia, al igual que los otros artefactos creados por estos seres, pero nosotros trataremos de seguirle la pista al Anillo de Merlín solamente.

A principios del siglo XXI, había en Inglaterra más de 1’000,000 de descendientes, pero sin nada de poderes y en el mundo alrededor de otros dos millones.

Ahora elije:
A) El anillo fue destruido y se termina la historia
B) El Anillo es encontrado por una jovencita y continua la historia
C) El Anillo es encontrado por un joven y continua la historia
D) El Anillo es encontrado por un Hombre adulto
E) El Anillo es encontrado por una Mujer adulta

Como verán esta historia se basará en elecciones de los lectores, la dinámica será la siguiente:

Abajo verán un formato de encuesta, así les daré por única vez toda la primera quincena de agosto, porque después serán solo 3 días para que voten por su opción favorita y después en  una semana se publicará la continuación.





martes, 30 de julio de 2019

Regreso a mitades de Agosto

Hola a todos los que me siguen y han tenido la paciencia de esperar.

Les cuento que mi papa esta en franca mejoría, es mas creo que si todo va bien estaremos fuera del hospital a mediados de Agosto.

Estoy planeando una actividad que espero les guste y participen conmigo.

Si todo va como espero y Dios así lo quiere estaré de regreso en la segunda quincena del mes de Agosto.

Pero este fin de semana les haré un adelanto de lo que tengo planeado.

Si les gusta me lo hacen saber, ya sea en los comentarios o en mi correo.

Gracias por el apoyo y a todos lo que se pusieron resar una oracion, o a darme su apoyo moral o incluso físico.

Muchas gracias

Los amo a todos

ALEXA PADME